sábado, septiembre 22, 2018

Boletín #14 (Pence en América Latina y la agenda anti-Venezuela)

Boletín #14 (Pence en América Latina y la agenda anti-Venezuela)

Este jueves 17 de agosto concluyó la gira del Vicepresidente de los Estados Unidos Mike Pence por Colombia, Chile, Argentina y Panamá, este viaje tuvo el objetivo de reforzar lo que Donald Trump ha señalado desde el inicio de su mandato: la neutralización de Venezuela a la cual considera un factor desestabilizador de la región. A pesar de que existe la necesidad de dar una solución a la situación de crisis en ese país, el gobierno estadounidense sigue atizándola mediante presión política, diplomática y judicial.  Tal es el caso de las sanciones impuestas a funcionarios venezolanos y la amenaza de intervención militar hecha el pasado 11 de agosto.

En la gira, Pence aprovechó para realizar varias advertencias, especialmente para alinear a sus principales socios regionales alrededor de un absoluto rechazo al régimen de Maduro. Sin embargo, más allá de los sensacionalistas titulares de la prensa en todo el mundo hay que reconocer que no existe tal frente. Primero, porque  solamente 12 cancilleres de los 34 países de América y el Caribe suscribieron la “Declaración de Lima”, donde consideran que Venezuela ya no es una democracia; y segundo, porque incluso en Estados Unidos existen sectores que reconocen que el petróleo venezolano es difícil de sustituir, para quien le compra diariamente 780.000 barriles de crudo a Venezuela.

En su encuentro con el presidente de Colombia Juan Manuel Santos, quien con devoción palaciega atendió cada palabra, el Vicepresidente norteamericano señaló que “Colombia no tiene mejor socio y amigo que los Estados Unidos de América” y seguido a esto agradeció que este gobierno permitiera el ingreso de arroz con cáscara norteamericano al mercado colombiano, hecho que agrava la actual crisis arrocera que vive el país y por la cual el gremio arrocero colombiano se encuentra preparando un paro nacional.  Pence también aprovechó para exigir al gobierno colombiano frenar la producción de cocaína y gradúo a Santos por su “liderazgo regional” instando especialmente a jugar un papel protagónico frente a Venezuela, llamado que Juan Manuel Santos atendió con prontitud tras emitir una misiva tan solo dos días después de su encuentro con Pence titulada “Lloramos por ti Venezuela”.

La visita también fue aprovechada para establecer o reforzar alianzas comerciales, de seguridad y de infraestructura como lo señala el comunicado de la Casa Blanca. En Argentina, Pence inició felicitando a Macri por lo que Estados Unidos considera “un positivo cambio en la economía argentina”. El objetivo de ambos gobiernos es ahora la profundización de las relaciones bilaterales de comercio e inversión para lo cual el Gobierno de Macri se encuentra más que dispuesto, no sólo por la amistad de años sostenida entre Macri y Trump, sino, por el acoplamiento a la agenda económica entre ambos mandatarios. Junto con Pence, ejecutivos de  Lockheed Martin, Clorox, Boeing, HSBC, Monsanto, DHL, Meflife, CH2M, Nike, AES Energy, Citi y Exxon Mobile también llegaron a Argentina para la consolidación de proyectos[1]. Es importante mencionar además que,  Macri se convierte en un aliado valioso para Trump por la posición que ocupa en la presidencia pro-tempore de Mercosur y Unasur, y porque además será el anfitrión de la próxima reunión de la OMC en diciembre de 2017 y del G20 en 2018.

El aislamiento a Venezuela no fue el único propósito de la agenda. En Santiago de Chile el Vicepresidente Pence instó tanto al gobierno chileno como a Brasil, México y Perú a convertirse en líderes regionales haciendo todo lo necesario para aislar a Pyongyang y cortar relaciones con Corea del Norte, muestra de que Pence fue enviado a América Latina para organizar a sus aliados en una posición de rechazo a quienes Trump considera sus enemigos.  Así, la visita de Pence se puede enmarcar mucho más allá del cosmético rechazo de algunos presidentes a una posible intervención militar de Estados Unidos en Venezuela, en un escenario donde Estados Unidos se empeña por mantener su hegemonía regional, pero tiene dificultades para coordinar a todos los gobiernos de la región bajo su posición. 

[1] Myron Brilliant: “La visita de Pence muestra que la Argentina es importante para los EEUU” Disponible en: http://www.infobae.com/economia/2017/08/15/myron-brilliant-la-visita-de-pence-muestra-que-la-argentina-es-importante-para-los-eeuu/

About The Author