Martes, septiembre 26, 2017

Inequidad en los sistemas de salud de América Latina: análisis para Colombia, Argentina y México

Inequidad en los sistemas de salud de América Latina: análisis para Colombia, Argentina y México

Por: Manuel Martínez*

La desigualdad en los países de América Latina se mantiene entre las más altas del mundo. Sus efectos sociales se manifiestan en cada uno de los órdenes sociales y económicos entre los distintos países del continente. Las políticas públicas y sociales aplicadas en los últimos años acompañadas de unos favorables precios de las materias primas, permitió reducir las brechas, disminuir el desempleo, la informalidad y la pobreza. Sin embargo, las desigualdades e inequidades en la prestación de servicios de salud, así como en la financiación de los sistemas sanitarios aún persisten en muchos de estos países.  Este estudio tiene como objetivo analizar, a la luz de diversas investigaciones, la inequidad en los sistemas de salud de América Latina y su relación con la desigualdad social. Se tomaron los casos de Colombia, Argentina y México para abordar estos elementos desde una rigurosa selección bibliográfica y análisis descriptivo de estadísticas.

Los organismos internacionales, la Organización Mundial de Salud, premios nobel y reconocidos investigadores, han alertado sobre los efectos de las desigualdades en los sistemas de salud. En este sentido, la Organización Panamericana de Salud, plantea que “medir las desigualdades, es decir obtener pruebas objetivas de las diferencias en las condiciones de vida y salud, es el primer paso para identificar las inequidades en salud”[i]. Para el reconocido premio nobel de economía, Amartya Sen, la equidad en salud tiene que ser vista como una disciplina amplia y no como un criterio estrecho y formalista. Ésta debe encargarse a su vez de la desigualdad en la salud o en la atención sanitaria, y así mismo como esta relaciona la salud con otras características por medio de la asignación de recursos y de acuerdos sociales.[ii]

Este abordaje novedoso que integra diversos campos del conocimiento ha llegado a la conclusión que efectivamente, las desigualdades sociales producen efectos mensurables en pérdidas de salud. Según Manceira “Es posible relacionar las desigualdades sociales con las desigualdades en salud: La pobreza y la mala salud son fenómenos interrelacionados. Los países pobres tienden a presentar peores resultados sanitarios que los más pudientes, y dentro de cada país las personas pobres tienen más problemas de salud que las acomodadas”[iii]

Las inequidades en la salud son consecuencia de los sistemas de salud. Es decir, es posible que en países con elevadas concentraciones de riqueza tengan sistemas de salud que amortigüen las desigualdades en la prestación del servicio. Sin embargo, este no es un patrón de  organización en los sistemas de salud en América Latina. De hecho, la fragmentación en los sistemas de salud de América Latina y el Caribe constituye un reflejo de las brechas en la distribución del ingreso existentes entre países, y tienen su correlato a su interior entre centros urbanos y rurales, y entre poblaciones de disímil situación económica. Estas brechas regionales se asocian con diferencias en la capacidad de gasto de los Estados, como también en la organización de sus sistemas de salud, que condicionan la gestión efectiva de los recursos disponibles.[iv]

 

*Manuel Martínez es economista, coordinador del CELU-Bucaramanga.

manfel69@gmail.com – @ManuF_Martinez

 

[i] Organización Panamericana de la Salud. (2012). Determinantes e inequidades en salud.

[ii]Sen, A. (2001). ¿Por qué la equidad en salud? Obtenido de http://www.scielosp.org: http://www.scielosp.org/pdf/rpsp/v11n5-6/10715.pdf

[iii] Maceira, D. (2014). Cuadrantes de análisis en los sistemas de salud en América Latina. Obtenido de http://www.unicef.org: http://www.unicef.org/lac/Documentos-trabajo-CEDES-Unicef-122-2014.pdf

[iv] Ibid

Download (PDF, 735KB)

About The Author