Domingo, noviembre 19, 2017

Quién ganó y quién perdió en las elecciones francesas

Quién ganó y quién perdió en las elecciones francesas

Por: Diego Otero Prada

Ayer domingo 23 de abril tuvo lugar la primera ronda de las elecciones francesas para elegir el próximo presidente de Francia.

Se presentaron once candidatos, de   los cuales solamente cuatro tenían posibilidades de quedar entre los dos primeros lugares para participar en la segunda ronda del 7 de mayo para definir el nuevo presidente francés.

Los primeros seis lugares de los resultados fueron los siguientes

Enmanuel Macrón                      En Marche                                  23,9

Marine Le Pen                              Frente Nacional                         21,7

Francois Fillon                              Los Republicanos                      20,0

Jean Luc Melecnchon                  Francia Insumisa                        19,2

Benoi Hamón                                Partido Socialista                         6,3

Nicolas Dupont                             Debout France                             4,8

Estos datos muestran que los dos partidos tradicionales de Francia, el Socialista y los conservadores de los Republicanos quedaron en  minoría por primera vez  desde la segunda guerra mundial. Cuatro partidos o movimientos, En Marcha, Frente Nacional, Francia Insumisa  y Debout France  lograron en total 69,6% de los votos y si a este porcentaje se agregan otros grupos de izquierda se llega a un total de 72,5%, un cambio impresionante en el paisaje político francés que muestra el deterioro de los partidos tradicionales de derecha y social democrátas.

En el fondo de estos resultados está el fracaso del gobierno del seudo socialista Francois Hollande que salpicó al candidato del partido socialista, Benoit Hamón, del ala izquierda y enemigo del presidente Hollande. El desorden en el partid socialista fue increíble: el ala derecha del mismo apoyó al neoliberal y hombre de las corporaciones, el ganador, Enmanuel Macron, incumpliendo las condiciones de apoyar al ganador de la consulta socialista para elegir a su candidato. El ex primer ministro Manuel Valls y sus seguidores renegaron de su compromiso y se fueron dónde Macron. Otro porcentaje de ese electorado socialista, que en las pasadas elecciones lograba más del 20% de los votos se fue para el candidato Melenchon a cuenta del voto útil.

Macron representa al sector financiero y a las elites neoliberales y globalizadoras, era el candidato favorito de Bruselas y de la canciller Merkel, de Alemania, el verdadero poder en Europa, quien tendrá en Macron a un fiel aliado y súbdito.

Melenchon fue la sorpresa al lograr 19,2% de los votos, representa a la nueva izquierda francesa a quien no se le daban más de 12,0% de los votos.

El candidato del conservatismo y de la derecha Fillon fue un fracaso. Comenzó como ganador pero con el paso del tiempo sus problemas personales lo fueron bajando de las preferencias  electorales y parte de los votos conservadores se fueron donde Macron.

Otro movimiento poco mencionado  es el de Debout Francia, partido nuevo progresista, cuyo candidato Nicolas Dupont obtuvo 4,8% de los votos

Con estos resultados electorales cambia la política francesa. Vendrán nuevos alineamientos para las elecciones legislativas de junio de este año. Está totalmente dividido el electorado francés. Lograr una mayoría para un partido va a ser un asunto muy difícil, en especial para quien se considera será el ganador en la segunda vuelta, el neoliberal y hombre del sector financiero, ex funcionario del banco Rothchild, el hombre seguidor de Hollande,  pero que  nunca lo dijo porque si no perdería votos. Y su vez,  Hollande prefería a Macron y le dijo a sus fieles que lo apoyaran. Así que Macron es seguidor de las políticas fallidas de Hollande.

Va a ser un gobierno muy difícil para Macron si no tiene mayoría parlamentaria. Además la izquierda no está muerta, por lo menos el 35% de los votos son de izquierda. Adicionalmente, sus políticas neoliberales y globalizadoras no le van a ayudar, ya que el modelo está en crisis. No es como él propone, de bajar los impuestos a las corporaciones, botar empleados  y reducir el gasto público como Francia va a crecer más rápido. Vendrán años difíciles y los que votaron por Macron serán sus principales críticos.

Como en la elección anterior, viene la decisión de por quién votar. Ya la mayoría de la derecha y de los seudo socialistas han afirmado que  hay que parar a Marine Le Pen. Falta la decisión de Melenchon y su gente y de otros partidos menores.  Se trata de escoger entre el sida y la hepatitis. Con la excusa de combatir a Le Pen no se hace nada para cambiar la situación social de Francia, lo que favorece a las clases dominantes.

Marcron es neoliberal, es seguidor de las políticas de Hollande, es el hombre de las corporaciones y de la elite mundialista, favorable a la OTAN y a los Estados Unidos  y no critica a la Unión Europea. Marine Le Pen es enemiga de la actual mundialización, de la Unión Europea y no es tan amiga de los Estados Unidos. Es una nacionalista, pero ataca la inmigración y en especial a los  musulmanes. En Francia se da  algo parecido a lo que ocurrió en Colombia: escoger entre Santos y Zuluaga.

About The Author