lunes, enero 20, 2020

CUMBRE CELAC-UE: América Latina se consolida como bloque

CUMBRE CELAC-UE: América Latina se consolida como bloque

A pesar de que solamente asistieron un poco más de 40 de los 61 Jefes de Estado y que los documentos aprobados repiten los lugares comunes de otras cumbres, la segunda Cumbre entre la CELAC y la Unión Europea realizada en Bruselas a mediados de junio, demostró la capacidad de acción como bloque por parte de América Latina, posicionando temas en la agenda birregional, demostrando la fortaleza de la CELAC como organismo integrador de la región.

 

Rafael Correa quien preside la CELAC durante este año, ha centrado la cumbre con la Unión Europea en la cooperación, pero está en el trasfondo la adhesión de Ecuador al TLC con la UE, ya suscrito por Perú y Colombia, y la presión para que se reanuden las negociaciones  de un TLC entre la UE y Mercosur. La decisiones tomadas sobre temas como trasferencia de tecnología, asistencia técnica en reconversión productiva, acceso a crédito y cooperación pueden ser puramente retoricas como en anteriores cumbres  y tratar de generar posturas comunes en temas de agenda internacional claves para ambos bloques que suma 61 países, una tercera parte de los miembros de la Naciones Unidas, no pasa de ser una ilusión.

 

El impacto de la II Cumbre CELAC-UE, ha sido significativo para los países latinoamericanos quienes actuaron como bloque. En la declaración final de la cumbre se logró posicionar el tema de la reestructuración de la deuda soberana, punto fundamental para Argentina en medio de la disputa que se libra con los Fondos Buitres, en este punto se trata de llegar a posiciones conjuntas basadas en la necesidad de los estados de administrar sus deudas de forma independiente y soberana. La declaración menciona el respeto a la integridad territorial, la cual había sido excluida históricamente por Gran Bretaña, ante la disputa por las Malvinas con Argentina. Finalmente, se incluyó un rechazo, que solo firman los países de la CELAC, a la orden ejecutiva de Estados Unidos contra Venezuela, lo cual generó un gran avance político de América Latina en el entendido que la Unión Europea tiene naciones que son aliadas fundamentales de Washington a nivel global.

 

Donald Tusk presidente del Consejo Europeo señalo que: “América Latina y la Unión Europea son socios para afrontar los desafíos globales y para lograr en orden mundial más equilibrados”, además resalto los nuevos procesos de integración que vive la región lo que ha permitido llegar a varios avances en las relaciones entre ambos bloques.

 

El desempleo en la Unión Europea es mayor que América Latina, producto de la crisis económica que viven países como Grecia, Estaña, Portugal e Italia, cuyas tasas superan el 15%, mientras que uno de los países latinoamericanos con mayor nivel es Colombia que apenas llega al 10%. Sin embargo, la brecha en protección social es muy grande, mientras que el promedio de inversión en América Latina alcanza el 6% del PIB, la Unión Europea llega al 29% del PIB, demostrando que a pesar de la crisis económica, las garantías sociales de sus habitantes se mantienen, a excepción de Grecia y España quienes han desmontado sus aparatos de seguridad social por petición del Fondo Monetario Internacional.

 

Las nuevas dinámicas comerciales después de la crisis del 2008 y el ascenso de China han diversificado las relaciones comerciales y de inversiones entre ambos bloques. A pesar del crecimiento económico de América Latina y la crisis en Europa el déficit comercial ha crecido a través de los años, llegando a los US$ 118.000 millones. Igualmente la participación de América Latina en el comercio de bienes y servicios de la Unión Europea es supremamente bajo, en bienes representa solo el 2,3% y en servicios 3,7% para el 2013 y prácticamente el 60% de las exportaciones hacia la Europa corresponde a bienes primarios, resaltando la debilidad de las relaciones comerciales y lo susceptibles ante los cambios de precios de los productos minero-energéticos.

 

Es claro que las relaciones entre América Latina y la Unión Europea han centrado su atención en el tema comercial y de inversión. Sin embargo, el actual panorama económico y social de ambos bloques genera la necesidad de América Latina de cambiar la forma de relación insistiendo en la cooperación, el intercambio de tecnología y la diversificación de bienes de intercambio. La CELAC ha demostrado su capacidad de interlocución entre bloques, con una voz de mayor peso, así lo demuestra esta cumbre, la realizada con China a principio de año y las que se están organizando con Rusia e India, acciones que no eran posibles anteriormente y que supera la capacidad de interacción que tenían las relaciones uno a uno que se venían dando antes de la aparición de los nuevos procesos de integración en la región.

 

 

Centro de Estudios Latinoamericanos – CELU

About The Author