miércoles, junio 26, 2019

La Argentina de Macri

La Argentina de Macri

El gobierno de Mauricio Macri en la Argentina, en apenas cien días, está desmontando las políticas de soberanía nacional, empleo y  bienestar de los Kirchner, reimplementado las políticas neoliberales al mejor estilo de Menen, devaluando la moneda, disminuyendo la inversión social, afectando los salarios y precios (los servicios han subido hasta el 500%), es decir, descargando las crisis sobre los trabajadores. Las tensiones sociales apenas empiezan.

Andrés Aristizábal*

El pasado 10 de diciembre se posesionó Mauricio Macri como nuevo presidente de Argentina, lo que configuró el regreso de la derecha política y la ortodoxia económica neoliberal al poder. Durante 12 años, la centro izquierda, liderada, en un primer momento por Néstor Kirchner y posteriormente por Cristina Fernández de Kirchner, logró sacar al país de la peor crisis económica de su historia, y hacer frente a las consecuencias sociales que esta produjo. Sin embargo, los efectos de la situación económica internacional, las demandas internacionales, la confrontación con algunos movimientos sociales, y haber ganado importantes sectores de la clase media, que en buena medida fue favorecida por el kirchenerismo, fueron  razones del triunfo electoral de Macri.

Argentina ha arrancado un nuevo periodo, en donde la fracturación social es evidente; la estrecha victoria de Macri por solamente el 2,8%  de los votos, lo expresa. Para un sector de la población,  más allá de confrontación ideológica, Macri representa el fantasma del Corralito y sus vínculos con Domingo Carvallo, Ministro de Economía que instauró el Corralito. En  los 12 años de los Kirchner se logró  reducir el desempleo del 20,7 al 7,9%; se abrieron más de 135.000 empresas; se hizo una  importante inversión en educación con la construcción de 1000 escuelas y 9 universidades, y el PIB creció considerablemente Según el FMI, entre 2003 y 2011 Argentina tuvo un crecimiento  promedio de 7.6%. Un gran avance económico y social después de lo entregado en 2001. Volver a esos momentos, es la pesadilla de cualquier ciudadano argentino.

En sus primeros 100 días de gobierno, Macri ha generado duras  polémicas por las medidas que ha venido tomando, desde las de tipo económico, laboral, la negociación con los fondos buitres en el ámbito de la política interna,  hasta en su política exterior, medidas que tienen un gran impacto para los argentinos y la región.

La crisis económica descargada sobre los trabajadores:

La campaña electoral  estuvo marcada por la difícil situación económica del país, el aumento de las tasas de inflación, la reducción del crecimiento y las cifras negativas en las cuentas externas. Argentina sufre las consecuencias de la situación económica internacional; la disminución de los precios de las materias primas y los alimentos, la reducción de la inversión de países como China, y la desaceleración brasilera, su principal socio regional.

El nuevo gobierno de Macri, tomó la decisión de eliminar toda muesca de intervencionismo “desmedido o innecesario” por parte del Estado en la política macroeconómica del país. El primer decreto estuvo dirigido a la política cambiaria, el cual eliminó el denominado Cepo Cambiario, que consistía en manejar dos tasas diferentes con el fin de poder controlar el monto de las divisas que circulaban en el país, con el objetivo de impedir fuertes devaluaciones del peso y crecimiento inesperado de la inflación.

Las consecuencias de la medida no se han hecho esperar, tan solo al día siguiente de ser adoptada, el 17 de diciembre, la abrupta devaluación fue del 30%[1], y a fínales de marzo llegaba a la cifra de 52%. La tasa de cambio oficial paso de $9,8 pesos a $14,74, tocando su máximo en $15,75 en los primeros días de marzo[2]. El efecto económico estaba encaminado a fomentar las exportaciones, y limitar el crecimiento de los salarios lo cual pudiese controlar las cifras de inflación; así lo manifestó Víctor Beker, economista de la Universidad de Belgrano, que estuvo de acuerdo con la medida. “Va a haber dos efectos contrapuestos: una caída en el consumo pero, por otro lado, un aumento en las exportaciones. Si el aumento en las exportaciones es significativo puede llegar a compensar la caída que se pueda registrar en el consumo”[3].

Precio del Dólar en Argentina

grafica

Fuente: Diario la Nación

Durante los meses subsiguientes a la medida, es posible evidenciar un relativo aumento de las exportaciones. Sin embargo, este aumento está fundamentado en la eliminación de las barreras a la exportación que existían en algunos productos, más no por la eliminación del Cepo. Es más, las exportaciones e importaciones aumentaron, la variación de los ingresos radica en la volatilidad de los precios, que han fluctuado de forma drástica en los últimos meses. A pesar de aumentar en cantidades las exportaciones, estas aún están lejos de compensar la caída del consumo.

La contracción del consumo tenía como objetivo bajar la inflación, que para la ortodoxia neoliberal resulta ser fundamental en la macroeconomía, sin importar sacrificar el crecimiento, el bienestar, la inversión y el ahorro nacional. Sin embargo, el efecto ha sido inverso, la inflación ha crecido un 13,1% entre diciembre y febrero[4], y para marzo y abril se estima que crecerá a razón de 3,5% mensual[5], llegando a una inflación interanual de 32% a 35%, convirtiéndose en el tercer país del mundo con mayor inflación después de Venezuela y Ucrania[6].

El problema de la inflación argentina no es nuevo, fue de hecho,  uno de los dolores de cabeza durante las administraciones de Cristina Fernández. Sin embargo, las denominadas medidas de ajuste hechas por Macri han ocasionado la profundización de este problema. La eliminación del Cepo que buscaba promover las exportaciones, encareció las importaciones, muchos de ellas de bienes primarios y otras de primera necesidad; igualmente al eliminar las restricciones a las exportaciones, medida que buscaba garantizar unos precios bajos para los consumidores nacionales, impuso un aumento en esos bienes, donde se destaca la carne. Por ejemplo, Fausto Spotorno, economista jefe del estudio Ferreres, afirmó que se registró una subida general del 3% (marzo 2016), con un incremento del 45% en alimentos y bebidas, sobre todo porque subieron los precios de las carnes envasadas[7].

Otro hecho que ha impactado la subida de precios ha sido la eliminación de los subsidios a la electricidad y el gas. Para el Ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, ex directivo de J.P Morgan y quien se autodenomina como un ortodoxo liberal, los subsidios a los servicios públicos son una distorsión del mercado, los cuales deben eliminarse. En su momento Néstor Kirchner promovió los subsidios con el fin de fomentar el consumo como impulso al crecimiento económico, a la vez que le restaba una carga a las clases menos favorecidas y las capas medias. En febrero se eliminaron los subsidios a la electricidad lo que ocasiono un aumento de las tarifas en un 500% para el 80% de las viviendas[8], y se estima que la eliminación de los subsidios en el gas natural llevará un aumento del 120%[9] en las tarifas. Ambas medidas han golpeado fuertemente a todas las capas de la población, especialmente a las más vulnerables quienes deben dedicar una mayor parte de sus ingresos al pago de los servicios en detrimento de productos de la canasta familiar. Las capas medias deben sacrificar gastos en educación o salud con el fin amortiguar esta subida de tarifas.

Macri en estos tres meses también se ha enfrentado a los sindicatos por las medidas que ha tomado en la política laboral. Primero, bajo la justificación de la excesiva burocracia kirchnerista en las instituciones gubernamentales, a lo que Prat Gay denominó la “grasa militante”, se ha producido una lluvia de despidos en el sector público, que ha tenido manifestaciones similares en el sector privado. La consultora Tendencias Económicas en un informe presentado el 8 de marzo, denunciaba que a esa fecha 107.000 empleados habían sido despedidos, de los cuales alrededor de 65.000 provienen del sector público a nivel nacional, provincial y municipal[10].

La segunda medida en términos laborales está ligada con las negociaciones del aumento salarial, que rigen desde abril de cada año en Argentina. Según estimaciones, la inflación correría en torno al 35%, pero el gobierno de Macri coloco un tope del 25%, lo cual ha ocasionado enfrentamientos. Sin embargo, varios gremios entre ellos los del comercio y mecánicos negociaron un aumento del 20% con renegociación en julio[11]. Los maestros están pidiendo un aumento entre el 35% y el 40%, y aún hay sectores que negocian diferentes tipos de incrementos. Para el analista Claudio Scaletta “generar desempleo es una necesidad estructural de la nueva administración. La estabilidad macroeconómica post devaluación demanda que la inflación, los precios, no se coman el dólar más alto”[12], esto significa que el aumento del desempleo contraerá las cifras de la inflación, y al no permitir que los salarios alcancen un crecimiento real, la empresas generarán mayores ganancias, lo anterior a costa del crecimiento económico y el aumento de las cifras de pobreza, que para el analista político Roberto Navarro,  ocasionaran un millón de nuevos pobres en Argentina[13]. Todo lo anterior indica que Macri descargará la crisis económica sobre las capas medias y pobres de la sociedad argentina.

Los Buitres ganaron la batalla:

Luego de la crisis económica del 2001, Argentina entro en cesación de pagos de su deuda, que venía incrementándose desde los años 90 durante el gobierno de Menem. La deuda con los acreedores privados ascendía a $82.000 millones de dólares, quienes comenzaron a demandar en diversos tribunales los pagos de la deuda. En ese momento aparecieron los denominados fondos holdout o buitres, quienes compraron bonos de deuda a precio de papel, para luego lograr el cobro del 100% de la deuda.

En 2003 cuando Néstor Kirchner llego al poder, se propuso poner fin a la situación y propuso un pago a los acreedores del 25% del capital original, alegando que era la única manera que tenía su país de volver a crecer y a cumplir con sus obligaciones. En 2005 el 76,1% de los acreedores aceptaron el trato, mientras que el restante continuó con las demandas. En 2010 durante el gobierno de Cristina Fernández, reabrió la posibilidad del canje de la deuda, esta vez con un pago del 50% del capital original, producto de la buena situación económica de Argentina, es así como se logró que el 92,4% de los acreedores se sumaran a los acuerdos de pago. Sin embargo, el restante 7,6% mantuvo sus pretensiones y las demandas.

El conflicto se exacerbo en 2012 cuando el Juez de New York Tomas Griesa falló a favor de los buitres, exigiendo el pago total de la deuda. Este hecho llevo que se congelaran los pagos a los acreedores que habían acordado el canje en 2005 y 2010. Cristina Fernández se negó a efectuar el pago dado que ponía en peligro los acuerdos firmados con anterioridad, pues existía una clausula denominada RUFO, que les permitía demandar si había acuerdos mejores a los propuestos originalmente, cláusula que se venció en diciembre de 2014.

El gobierno Argentino entró en una disputa internacional, que llevó a las Naciones Unidas. Se les exigía a los países mayores controles, con el fin de garantizar la reestructuración de la deuda soberana, logrando que la Asamblea General emitiera una resolución y dispusiera la creación de una propuesta que garantizara la aplicación de estos controles. “Un Estado soberano tiene el derecho, en ejercicio de su discreción, de diseñar su política macroeconómica, incluyendo la reestructuración de su deuda soberana, la cual no debe ser frustrada o impedida por ninguna medida abusiva[14].

A pesar de esta victoria internacional, el bloqueo del dinero que debía llegar a los acreedores que habían acordado el canje de la deuda, le generaba a Argentina restricciones para el acceso a la financiación internacional. Al llegar al poder Macri vio la necesidad de acceder al financiamiento internacional para poder fondear su déficit fiscal, hecho que lo llevo a negociar con los buitres, y proponerles un pago del 75% del total de la deuda (capital original más intereses). En febrero, Macri logró un acuerdo con los bonistas italianos, y con los buitres de Aurelius, Blue Angel, Olifant y NML Capital, quienes encabezaron la demanda en New York. Entre ambos el gobierno argentino se compromete a pagar de forma directa $8.309 millones de dólares[15], quedando pendiente algunos fondos denominados “me too”[16].

En general los buitres lograron una ganancia del 1000%, el fondo NML adquirió sus bonos en 2008 por $ 48,7 millones y el juez Griesa ordenó pagarle $800 millones, Argentina les terminará pagando $600 millones[17]. Alejandro Rebossio señaló en un artículo que “Néstor Kirchner había ofrecido pagar 35 céntimos de dólar por cada dólar adeudado originalmente, mientras que el juez de Nueva York había ordenado abonar 4 dólares por cada uno. Por tanto, la oferta de Prat-Gay sería de 3 dólares por cada uno”[18]. Demostrando de esta forma que la victoria final fue para los buitres.

Finalmente, el futuro de la deuda argentina parece no tener fin; en un informe del Centro de Estudios Económicos y Sociales – CESO, se señala que el Gobierno de Macri buscará endeudarse para pagar los acuerdos, y que no existe un plan de proyectos de inversión que genere la rentabilidad necesaria, para generar un retorno al acuerdo pactado por Macri, y mencionan que este es “el comienzo de un proyecto insustentable de endeudamiento externo como el que ha vivido otras veces nuestro país”[19] 

 Conclusiones:

La llegada de Macri a la presidencia de Argentina ha significado un cambio vertiginoso en el modelo de país que venía construyéndose. Más allá de las múltiples críticas al gobierno anterior y a sus decisiones económicas, el actual gobierno es una emulación de la política económica que en su momento Menem promovió: apertura total de bienes, servicios y capital, fomento del ahorro externo, mayor endeudamiento y medidas de austeridad fiscal, cuyas consecuencias aún se encuentran en la memoria de los argentinos.

La crisis económica que vive la región y particularmente Argentina, tiene un desenlace trágico para su población, Macri ha definido que el costo recaerá en las clases medias y en las capas más pobres de la sociedad, privilegiando a los grandes empresarios a quienes les han quitado restricciones y flexibilizado sus condiciones, como es el caso de las multinacionales mineras[20]. El excesivo incremento de las tarifas de energía y gas, la creciente inflación, especialmente de los bienes de la canasta básica, y el desempleo rampante es un coctel de conflicto social, que comienza tan solo a 100 días de gobierno.

Finalmente, la victoria de Macri ha generado un cambio en las fuerzas políticas de la región y en las apuestas de corto y mediano plazo. Ha sido evidente que Argentina dejará de apostarle a Unasur y CELAC como procesos de integración latinoamericana, buscará un viraje en Mercosur presionando la firma del TLC con la Unión Europea, a lo cual se comprometió durante la visita del presidente Hollande y tiene en su mira fortalecer sus relación con Estados Unidos en menoscabo de sus relaciones regionales, tal como lo manifestó durante la visita de Obama, cuando señaló la intención de firmar un TLC, y vincularse al TPP. Macri busca retornar a las relaciones “carnales” con Washington, luego de que Argentina hubiera logrado durante los últimos 12 años, mayores grados de autonomía.

*Andrés Aristizábal es Internacionalista y coordinador Centro de Estudios Latinoamericanos – CELU

[1] La abrupta devaluación del peso argentino de más del 30% en un solo día [Recurso electrónico]. BBC Mundo. Recuperado de:  http://www.bbc.com/.

[2] El dólar volvió a subir y la devaluación ya supera el 50%. [Recursos electrónico]. Diario la Nación de Argentina. Recuperado de: http://www.lanacion.com.ar

[3]  Argentina abre el mercado de cambiario y su moneda se devalúa. [Recurso Electronico]. Recuperado de: http://www.cnnexpansion.com

[4] Argentina: inflación se dispara en 3 meses de Gobierno de Macri [Recurso electrónico]. Recuperado de: www.telesurtv.net

[5] Las consultoras estiman una inflación del 3,5% para este mes. [Recursos electrónico]. Diario la Nación de Argentina. Recuperado de: http://www.lanacion.com.ar

[6]Argentina se ubicó entre los países con más inflación en 2015. [Recurso electrónico]. Portal Infobae. Recuperado de: http://www.infobae.com.

[7]  Las consultoras estiman una inflación del 3,5% para este mes. [Recursos electrónico]. Diario la Nación de Argentina. Recuperado de: http://www.lanacion.com.ar

[8] Confirman que la tarifa de gas aumentará en las próximas semanas. [Recursos electrónico]. Diario la Nación de Argentina. Recuperado de: http://www.lanacion.com.ar

[9] Ibíd.

[10] 107 mil empleados han sido despedidos en Argentina en 2016. [Recurso electrónico]. Diario El Universal. Recuperado de: http://www.eluniversal.com/

[11] Comercio acordó un aumento salarial de 20% por seis meses. [Recurso electrónico]. Portal Ieco Clarin. Recuperado de: http://www.ieco.clarin.com/

[12] Scaletta, Claudio. Restauración neoliberal a la argentina. Recuperado de: http://www.alainet.org/es/articulo/175293

[13] Recuperado de: http://www.jornada.unam.mx/2016/02/10/mundo/029n2mun

[14] ONU aprueba iniciativa argentina para frenar a los fondos buitre. [Recurso electrónico]. Portal HispanTV. Recuperado de. http://www.hispantv.com

[15] Los ‘fondos buitre’ obtendrán ganancias de 1.000% si logran un acuerdo con Argentina. [Recurso Electrónico]: Diario El Telégrafo. Recuperado de: http://www.eltelegrafo.com.ec

[16] Los Fondos Me too, son un conglomerado de pequeños fondos, que tienen parte de la deuda Argentina, y han funcionado bajo el mismo mecanismo de los grandes fondos buitres.

[17] Ibíd.

[18] Los 14 años de la batalla entre Argentina y los ‘fondos buitre’. [Recurso electrónico]. El País de España. Recuperado de: http://internacional.elpais.com

[19] Ortiz, Scalabrini. Acuerdo con  fondos buitre. Un análisis de sus costos y beneficios. Centro de Estudios Económicos y Sociales – CESO. Informe económico especial Nº1. Marzo 2016.

[20] Nueva decisión de Macri, un regalo para multinacionales mineras. [Recurso electrónico]. Portal HispanTV. Recuperado de. http://www.hispantv.com

About The Author